El desengrasar en procesos y mantenimiento tiene gran peso en las labores industriales; en caso de omitir la limpieza, esto puede repercutir a nivel económico y productivo. Sin embargo los desengrasantes industriales enfocados únicamente en disolventes no son la única opción para realizar las tareas de aseo.

Anteriormente la única alternativa era utilizar detergentes alcalinos con altas concentraciones de químicos que resultan dañinos para las personas que están en contacto con estos.

Sin embargo a raíz de estas problemáticas se ha desarrollado tecnología para brindar opciones más amigables con el medio ambiente. El desengrasante biodegradable puede ser utilizado en áreas industriales; tales como maquinaria y equipo e inclusive en el hogar, con un poder limpiador eficiente sin dañar el medio ambiente. Las bondades que resalta el quitagrasa industrial biodegradable es la no toxicidad, pH neutro, olores no penetrantes, 0% cáustico, es económico, y no corrosivo ni flamable.

Por ejemplo, los desengrasantes en base agua son una opción más eco-friendly y segura para operar. Los gases de los desengrasantes solventes generan riesgos para la salud por aspiración, por otra parte, los elevados niveles de COV (compuestos orgánicos volátiles) que se localizan en el líquido desengrasante, puede significar que se corre el riesgo de contaminación en suelo y deterioro del medio ambiente. Los químicos para limpieza en corporativos e industrias no tienen porqué ser agresivos en sus componentes.

En resumen para los insumos de aseo industrial es favorable buscar las alternativas que impacten positivamente al interior de la entidad así como la comunidad en general para elevar el nivel de sustentabilidad.